abril 12, 2020

Eugenio Tiqui González

 

Nació en la ciudad de Valparaíso un 16 de noviembre de 1947. Hijo de pescador y de familia numerosa, desde muy pequeño conoció del sacrificio, el esfuerzo, los riesgos y la apasionante vida del hombre de mar. 

Realizó sus estudios primarios en la Escuela República de Honduras, en el corazón del barrio puerto, en el sector de la Parroquia La Matriz. Su enseñanza media la realizó en el Liceo Nocturno N2 de Playa Ancha, donde fue vicepresidente estudiantil. 

En 1964 ingresa como aprendiz a la Armada de Chile, siendo parte de la primera generación de Infantes de Marina. 

Por cinco años fue corneta de órdenes de la Escuela Infante de Marina y del Destacamento Miller, cumpliendo funciones en la Comandancia General del Cuerpo Infante de Marina y comisión de servicio en Punta Arenas.

Con el tiempo, ingresó a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso donde estudió pedagogía, filosofía y teología, obteniendo el grado de bachiller. Ello le permitió darle a su vocación folclórica una dimensión pedagogía y cultural. Se especializó en Religiosidad Popular en la Universidad Católica de Chile, editando algunas publicaciones sobre la piedad popular. 

 

 

Autor e intérpretes de importantes canciones y cuecas dedicadas a Valparaíso.
Folklorista nacional

Sus primeros pasos los dio cantando en peñas y festivales

Su vida como folclorista se inició cantando en las peñas y festivales de la región, estudiando ciencia folclórica en las escuelas de verano de las universidades chilenas y  junto a destacados folcloristas como Oreste Plath, Gabriela Pizarro y Margot Loyola.

Como folclorista grabó dos long play para el sello Phillips, un long play para el sello Odeón, varios discos singles, dos discos compactos y cuatro cassettes. 

Fue la voz oficial del himno del Santiago Wanderers, además de actuar en la mayoría de los canales de televisión y en los más importantes programas de la música chilena entre los que se destaca Chilenazo, Motín a bordo y Sábados Gigantes. 

Fue jurado en los festivales de Molina, De la Cueca de Santa Cruz, Festival del Huaso de Olmué y en seis oportunidades jurado folclórico en el Festival de la Canción de Viña del Mar, siendo su presidente en 1996. 

Socio fundador de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor, siendo intérprete de importantes canciones y cuecas dedicadas a Valparaíso, entre ellas “Valparaíso Amor” e  innumerables cuecas que describen a la ciudad, el puerto, sus cerros y su gente. 

Su vocación por las comunicaciones sociales

Por más de 50 años al aire y en dial porteño se ha mantenido el programa “La Tertulia Chilena”.

Espacio que nació en la desaparecida Radio Porteña de Valparaíso, difundido por las emisoras Agricultura, Litoral, Prieto y por cerca de un año por la señal de Canal 4 de la Universidad Católica de Valparaíso, ganando el premio el Laurel de Oro.

Desde hace 30 años ancló definitivamente en Radio Congreso FM, emisora de 1.000 watts de potencia del cual Eugenio González fue director propietario, uniendo a Valparaíso con la Quinta Región.

Su labor radial se unió a la gremial, siendo presidente del Quinto Comité ARCHI por seis años, integrando el Consejo Nacional de la Asociación de Radiodifusores de Chile, recibiendo el máximo galardón de la radiodifusión chilena al ser nominado con el mejor y destacado radiodifusor de Chile en el año 2015, entregado en Punta Arenas en la Asamblea Nacional del organismo por el Ministro de Transporte y Telecomunicaciones. 

Eugenio González Bernal fue un porteño a toda prueba con una larga trayectoria en el rescate de los valores patrios. Defensor de la chilenidad y de la identidad del porteño al servicio del desarrollo de la ciudad y de su gente, su vida fue una historia de tonadas y cuecas inspirado en el humanismo cristiano. Su utopía fue sencilla y grandiosa: se llamó Valparaíso, puerto de esperanza y de futuro.

Hijo de pescador y de familia numerosa, conoció desde muy joven el sacrificio, el esfuerzo, y los riesgos de la vida del hombre del mar.
Hijo de pescador y de familia numerosa, conoció desde muy joven el sacrificio, el esfuerzo, y los riesgos de la vida del hombre del mar.